Quien analiza, mal fuego atiza.


Quien analiza, mal fuego atiza.
Pues el excesivo afán inquisitivo por lo regular acarrea impertinentes cuando no dañosas consecuencias. Bien lo advertía en su humorada el sapiente Campoamor: «Si quieres ser feliz como me dices, / no analices, muchacho, no analices.».

Diccionario de dichos y refranes. 2000.